Dorothy Eady | La reencarnación de Bentreshyt una antigua sacerdotisa egipcia

Dorothy nació el 16 de enero de 1904, hija única de una familia de clase media en Londres. A la edad de tres años, dorothy se accidento. Y entró en coma debido a un fuerte golpe en la cabeza y los médicos la declararon clínicamente muerta. Dorothy Eady | La reencarnación de Bentreshyt una antigua sacerdotisa egipcia

Cuando la niña milagrosamente despertó del coma, comienzo a interesarse por la historia egipcia. Más tarde, Dorothy ganó fama mundial como Omm Sety. La joven Dorothy experimentó extraños sueños recurrentes en los que vio edificios con grandes pilares largos. Pero al principio no pudo clasificar las imágenes de los sueños, así que trató de dibujar. Solo un tiempo más tarde, Dorothy descubriría de qué se trataban sus sueños. Un día, ella y sus padres visitaron el Museo Británico, que también tiene una sección sobre la cultura del antiguo Egipto. De repente, las imágenes del sueño cobraron sentido. Cuando la niña entró por primera vez en las habitaciones, inmediatamente se apartó de la mano de su madre, corrió hacia las estatuas en exhibición y le besó los pies.

Recuerdos de vidas pasadas de Dorothy Eady

Ante el asombro de los padres, la joven explicó que aquí se sentía como en casa. Visitar el museo le provocó recuerdos de su vida pasada en Egipto. Recuerdos que permanecían en el subconsciente de la niña. A partir de ese momento, Dorothy visitó regularmente el museo con sus padres, donde pronto conoció al profesor Wallis Budge. Quien le enseñó, entre otras cosas, a leer jeroglíficos. En 1930, cuando aún era estudiante de egiptología, Dorothy Eady viajó por primera vez al Nilo. Donde conoció y se enamoró del profesor de inglés egipcio Eman Abdel Meguid.

La niña que resucitó de entre los muertos con recuerdos del antiguo Egipto. Dorothy Eady | La reencarnación de Bentreshyt una antigua sacerdotisa egipcia

Un año después, la joven se mudó a Egipto, donde ella y Miguid se casaron. La pareja tuvo un hijo, al que llamaron Sety, de donde deriva su nombre popular Omm Sety (madre de Sety). Ahora finalmente llegó el momento en que la vida anterior ganó la partida. Dorothy, relató visitas nocturnas por la aparición de un tal Hor-Ra, quien, durante un período de doce meses, le dictó la historia de toda su vida pasada, que comprende unas setenta páginas de texto jeroglífico en cursiva.

Ahora Dorothy sabía quién era realmente, a saber, Bentreshyt, una sacerdotisa y sirvienta en la corte de Seti I, el segundo Faro de la dinastía XIX de Ramsés I y Sitra. Bentreshyt procedía de un entorno humilde y vivía en Abydos. Su padre fue soldado durante el reinado de Seti I (ca. 1294 a. C. a 1279 a. C.), su madre vendedora de verduras. Cuando Bentreshyt tiene tres años, su madre muere y su padre es transferido a otra empresa en Tebas. Incapaz de cuidar a la niña, la puso al cuidado del templo de Kom el-Sultan, donde finalmente se entrenó para convertirse en sacerdotisa.

Dorothy Eady se convierte en Sacerdotisa y Amante de un Faraón

A la edad de doce años, su maestro, el sumo sacerdote Antef, le preguntó si ella también estaría segura de convertirse en sacerdotisa, ya que todos los sacerdotes son propiedad del templo y deben vivir la virginidad de por vida. Bentreshyt estuvo de acuerdo y fue ordenada sacerdotisa Isis.

Bentreshyt, sacerdotisa egipcia que reencarnó en el siglo XX. Dorothy Eady | La reencarnación de Bentreshyt una antigua sacerdotisa egipcia

Dos años después de la ordenación sacerdotal, el faraón Seti I permite visitar Abydos para ver el progreso de la construcción del complejo del templo. Y así fue como el Faraón también conoció a la hermosa Bentreshyt. A pesar de la distancia social, ambos se enamoraron. Justo antes de la salida de Seti.  Un día, cuando salió a la luz el secreto, Antef interrogó a Bentreshyt. La pérdida de la virginidad era una ofensa grave contra la ley religiosa y se castigaba con la muerte. Bentreshyt admitió todo durante el interrogatorio, pero no dio un nombre para no meter en problemas a Seti I. Antes de que Bentreshyt pudiera ser sentenciada a muerte, se suicidó.

omm seti, la egiptóloga británica que conoció a seti i. Dorothy Eady | La reencarnación de Bentreshyt una antigua sacerdotisa egipcia

La historia de Betreshyt no está registrada en ningún documento histórico, lo que dificulta juzgar su autenticidad, pero aún no prueba que Dorothy Eady soñó la historia. Eady siempre ha logrado asombrar incluso a los egiptólogos y arqueólogos en el pasado. Abydos siempre tuvo un significado profundo para Eady porque creía firmemente que era la reencarnación de Bentreshyt y que Bentreshyt vivía y servía en el templo de Seti I.

Recuerdos increíbles sobre el antiguo Egipto

Dorothy Eady pudo describir con precisión la ubicación del jardín adyacente al Templo de Sati I, en un momento en que no se sabía mucho sobre la existencia del jardín. Podía describir exactamente dónde tuvieron que excavar los arqueólogos para descubrir el sitio, y pudo señalar la ubicación de un túnel subterráneo que finalmente se encontró durante las excavaciones al norte del complejo del templo.

Hasta su muerte en 1981, Eady vivió en Abydos, Egipto, y trabajando junto a los egiptólogos Selim Hassan y Ahmed Fakhry. Eady fue la primera mujer investigadora en el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto.

La Reencarnación de Dorothy Eady

Es cierto que la historia de la reencarnación de Dorothy Eady suena en gran medida aventurera, al igual que muchos aún no comprenden completamente el tema de la reencarnación.

En su libro Faszination Reinkarnation: The Amazing Case of Omm Sety , la autora Daniela Mattes también intenta rastrear el secreto de Dorothy Eady. Ella está buscando posibles explicaciones sobre cómo Eady pudo haber obtenido el conocimiento, porque mucha información al respecto no se conocía en absoluto en ese momento. De hecho, la pregunta de si Dorothy Eady realmente vivió antes, o si solo fue una hábil estafadora, es difícil de responder porque la ciencia conoce casos similares a este.

Los científicos y psicólogos de la medicina holística creen que la información sobre encarnaciones anteriores, a la que no podemos acceder fácilmente, se almacena en nuestro ADN celular o en el plano de nuestra alma. También se supone que determinados acontecimientos de vidas anteriores suelen tener una influencia decisiva en nuestra vida actual. El psiquiatra suizo Carl Gustav Jung ya estaba convencido de que en el alma duerme un subconsciente colectivo, en el que se almacenan experiencias recogidas en el transcurso del desarrollo humano, a las que nuestra psique puede acceder en sueños para poder volver a recordarlas.

Daños ocasiones en el Locus Ceruleus

Es posible que la lesión en la cabeza de Dorothy Eady combinada con el coma reiniciara el proceso de memoria. En ese caso, se podría decir que los recuerdos en la mente de Eady estaban nuevamente de regreso.

Un psiquiatra de niños y adolescentes también especuló que la caída de Eady podría haber causado daños en el locus ceruleus. Esta parte del tronco encefálico está implicada en las respuestas fisiológicas al estrés y al pánico, entre otras, y forma parte del sistema de activación reticular. Dorothy Eady dijo una vez: «La muerte no me aterra… Haré lo mejor que pueda para dictar la sentencia. Me presentaré ante Osiris, quien probablemente me mirará mal porque sabe que he he cometido algunas cosas que no debería haber hecho».

Articulo recomendado; Reconstrucción Facial de la Reina Tiye Madre de Akhenaton y Abuela del Rey Tut

Casi todos los egiptólogos que conocieron a Dorothy Eady quedaron impresionados por su conocimiento del antiguo Egipto. Un conocido egiptólogo, que pidió no ser identificado, dijo una vez: «Estaba profundamente conmocionado una noche cuando estaba en una fiesta organizada por el Dr. Ahmed Fakhry detrás de la Gran Pirámide… y danza del vientre bajo la luna llena Dorothy Eady. No podía creer lo que veía». El astrofísico y autor estadounidense Carl Sagan también vio a Eady como una mujer vivaz, inteligente y muy dedicada que hizo buenas contribuciones a la egiptología, independientemente de las creencias en la reencarnación. Dorothy, murió el 21 de abril del 1981 a la edad de 77 años. Pero las interrogantes que ha dejado han sido bastante.

Deja una respuesta